La adivinación en el Mayombe tradicional.

 

Taller monográfico impartido por Ralph Alpizar donde usted aprenderá el origen del sistema original del conocido y empleado actualmente dentro de Palo Monte, como chamalongo. Es un método adivinatorio que consiste en la interpretación de las varias formas posibles de las pisadas o huellas del Musimba, para lo que se emplean cuatro partes de algo (semillas, caracoles, hojas etc.,) que representan cada una de las patas del mítico animal. Un método de conexión y desarrollo espiritual con las fuerzas numen que rigen el universo místico de esta creencia afrocubana. El oráculo sirve a sus sacerdotes o Tata-Nkisi para la toma de decisiones y previsión futurísticas en su vida cotidiana, sabiendo que a través de la predicción pueden conectarse con sus espiritualidades y Nkisi de forma certera y eficaz.

Chamalongo o Xiamalongo
Chamalongo o Xiamalongo

El vocablo chamalongo está compuesto por cha + malongo, cuyo significado primitivo era ‘pequeño tratado’. En su origen, pal. cha- es un prefijo que en algunos dialectos kikongo se realiza ki o kya. Según Sw. 131, kik. kya indica “diminutivo, objetos materiales, agente, profesión”. Su palatalización a cha- en chamalongo puede considerarse un fenómeno de carácter dialectal típico del kikongo y, sobre todo, de los dialectos noroccidentales kivili y kilari. En la primera modalidad dialectal, por ejemplo, nkénto ‘mujer, hembra’ deviene ntchiento; en kilari, la misma palatalización se observa en tchula ‘rana’ (cp. kik. kiula). El segmento malongo a su vez proviene de kik. malóngi ‘enseñanza, doctrina, lección, tratado, catecismo, prédica, sermón’ (Sw. 296); kik. nlòngo (Sw. 461) es algo secreto como resulta el malongo o “tratado” para los mayomberos”.

  • Chamalongo no es el nombre de ninguna deidad conga.
  • Lóngo con tono alto en la primera o es entre los bakongo el rito de circuncisión (iniciación en la adultez) y no tiene nada que ver con el chamalongo (conchas o chapillas de adivinación) de los paleros. Las autoras debieron consultar nlòngo, (Sw. 461) con tono bajo en la primera o y hubiesen estado mejor encaminadas; ya que es un término vinculado con “lo sagrado”, “lo prohibido”, “el tabú”, “lo oculto”, contexto donde funciona el Chamalongo palero y que no se relaciona alguna con el rito de pasaje de los bakongo (lóngo).
  • El ma-longo de Laman ‘lugar alejado, arriba, en lo alto’, está muy distante del valor semántico del término.
  • Chamalongo no es nombre de un “ser sobrenatural”, como equivocadamente apunta Fernando Ortiz.
  • Shamalongo (sic.) no es ni “barbacoa” ni “cementerio” ni “nombre de una orden criolla del Palo Monte”, como incorrectamente nos informa Teodoro Díaz Fabelo. Para comprender lo engañoso del proceder de Valdés Acosta y Leyva Escobar basta hacer el siguiente razonamiento: La similitud entre palabras de distintas lenguas no basta para demostrar que dichos vocablos están relacionados entre sí, del mismo modo que sólo por un parecido físico no se puede determinar si dos personas tienen los mismos genotipos. Creo que todos los métodos lingüísticos que tratan de pasar por encima de su mayor caballo de batalla (la semántica) siempre estarán gravemente equivocados.

¿Estás listo para participar?


Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *