Reglas del Palo Monte Mayombe (Parte I)

Durante tres siglos, desde que el Rey Carlos I de España expidió en 1517 la primera licencia para la introducción de es clavos africanos en las Antillas, hasta la promulgación del Reglamento de Ley de 8 de marzo de 1880 por el que quedaba abolida la esclavitud en Cuba, enormes cantidades de negros fueron transportados a Cuba desde sus territorios africanos de origen.

A pesar de que la legislación desde un principio estatuyó que todos los esclavos deberían de proceder de Angola, Guinea y costas de Cabo Verde e islas adyacentes, fueron conducidos -de todas las etnias y de regiones intertropicales de la costa occidental africana, e incluso, aunque en menor número, de la costa oriental en las actuales regiones de Zanzíbar, Mozambique y Madagascar.

La codicia de los comerciantes de la trata negrera (los «negreros»), unida a la demanda fuerte y constante de mano de obra forzada por parte de los plantadores, fueron factores determinantes para el establecimiento de una amplia red de facto rías a lo largo de la costa en las que se concentraban masas -ingentes de esclavos procedentes de regiones diversas y etnias muy heterogéneas. Pueblos enteros fueron deportados y conducidos desde estas activas factorías africanas al Nuevo Mundo, y procedían de las zonas próximas a dichas factorías, o bien eran conducidos desde zonas remotas del continente africano.

Tal como señalan Rómulo Lachatañeré (1939 a: 1) y Mercedes Croa Sandoval (1975:19); los datos sobre el origen de los esclavos, generalmente suministrados por los negreros, son muy exiguos e inexactos, ya que en ellos se designaban a los esclavos de acuerdo con el punto africano en donde se les embarcaba.

Siguiendo la exposición de los grupos étnicos que aporta Mercedes Cros Sandoval (1975:19-21) y que elaboró siguiendo la clasificación de Greenberg basada en criterios lingüísticos seis grupos africanos contribuyeron de manera decisiva al poblamiento de Cuba:

  1. Uno de los grupos étnicos más importantes es el Yoruba, al que pertenecían los esclavos procedentes de la región situada en el SW de Nigeria, en la Costa de los Esclavos. Todos estos pueblos hablaban dialectos de la subfamilia Kwa, que pertenece a la rama Níger-Congo de la gran familia Congo-Kordofanian.

Entre estos pueblos destacaron loe Eggbado o Egbado, los Ekiti, los Fée, los Yesa o Ilesha, los Egba y los Oyó. A este grupo también pertenecían los Sabalú, procedentes de la parte occidental de la región, cerca de Dahomey; y también, los Agicón y los Cuévano.

Las formas religiosas a que dieron lugar estos pueblos yorubas se conocen en Cuba como Regla de Osha, Regla Lucumisa, o» más comúnmente como «Santería». Los sacerdotes reciben el nombre de «babaloshas» y las sacerdotisas el de «iyaloshas», aunque generalmente se les suele llamar «santeros» y «santeras». Dentro de este sistema religioso afrocubano, existe una clase sacerdotal cuya función primordial es la de ejercer como adivinos (los sacerdotes de Orunnla o Ifá, que es el orisha «adivino»), estos sacerdotes reciben el nombre de «babalawos», y  dentro de esta clase sacerdotal tan sólo se admiten a los hombres, quedando excluidas las mujeres.

  1. Un segundo grupo lo constituían los esclavos procedentes del Calabar, situado al SE de Nigeria. Algunos de estos püe blos, como los Efik y los Ibibio, hablaban dialectos de la subfamilia Benué-Congo; mientras que otros pueblos, como los Ibo, hablaban dialectos de la subfamilia KWa. Ambas subfamilias per tenecen a la rama Níger-Congo de la gran familia Congo-Kordofanian.

También provenían de esta área los Bras, los Ekoy, los Abaja, los Brícamo y los Oba.